Translate

jueves, 16 de junio de 2016

Don Drummond, una historia de amor, locura y ska


Texto por Nahuel Messina

A la distancia, revolviendo discos, blogs y artículos sobre la música jamaiquina de los sesentas, aparece borrosa por el tiempo la trágica historia de una de las figuras más talentosas y enigmáticas de la isla.


Debo lanzarme a la desventura de remontarme a esa década para intentar entretejer mínimamente ese contexto, culturalmente fresco pero políticamente turbulento, cuando la nación jamaiquina acababa de gritarle la independencia a Reino Unido y así daba sus primeros pasos en la búsqueda de una identidad cultural propia, que finalmente la encontraría por medio de su música popular. En esa cuna nació el ska, siendo el hijo mestizo del mento caribeño, y de la influencia del R&B y el jazz norteamericano. Sin embargo, muchos de los que hoy aman el reggae, le deben gran parte de ese amor a los instrumentistas de la Alpha Boys School, un orfanato de vertiente católica de donde surgieron cuatro de los fundadores originales de The Skatalites- Tommy McCook, Lester Sterling, Johnny “Dizzy” Moore y Don Drummond-, conocidos por compartir escenario en los circuitos hoteleros de los ´50, y luego como sesionistas de los primeros sellos discográficos de la época. Esta es la historia de tan solo uno de estos músicos. Dicen algunos de sus colegas que fue el más creativo de todos, que sin su trombón ni sus más de trescientas composiciones, la música de Jamaica habría sido la misma. Hoy, recordando que nos hallamos a la distancia, podemos decir que el reconocimiento que merece un músico de la talla de Don Drummond quedó de alguna manera desplazado. Tal vez fue el éxito posterior del reggae roots, o probablemente fue su historia de vida, una compilación de sucesos desdichados que lo llevaron a pasar sus últimos cuatro años en el asilo psiquiátrico Bellevue.

Don Drummond, también conocido como “Don Cosmic”, por la curiosidad que le despertaba el espacio estelar y los planetas, osciló su vida entre temporadas de internación y sus regresos a los escenarios. Dueño de una infancia dura, marcada por la ausencia de su padre y las constantes mudanzas con su madre, que llevaba largas jornadas fuera de su casa por trabajo, pasó a ser pupilo de la Alpha Boys School, donde se convirtió en multiinstrumentista y aprendió distintos oficios. En los cincuentas llegó a tener su propio cuarteto, incluso a ser parte de la banda que acompañó la visita de la famosa cantante de jazz Sarah Vaughan a la isla, quien lo calificó como uno de los mejores trombonistas del mundo. Don Drummond fue el maestro del gran Rico Rodríguez, legado en vida de la magia de este artista, quien lo reconoció como un buen amigo y un profesor estricto al mismo tiempo. Hay una serie de mitos que hacen eco sobre su persona, se dice que era un hombre muy prolijo, callado y que apenas sonreía, que dedicaba largas horas de estudio a la música, como también existen rumores que le adjudican hábitos más inusuales. Se dice que comía fruta con barro, que no consumía ninguna comida caliente, que casi siempre llevaba puesto su sombrero de fieltro, pero que nunca usaba zapatos. Verdad o mentira, es parte de la mitología urbana de un talento sin igual.

A pesar de estos relatos, tal vez el misterio más grande quedó escrito en la última página de su historia. Fue en 1965, cuando Don Drummond denunció haber hallado muerta a su novia, la bailarina de rumba Anita “Margarita” Mahfood, toda una personalidad en la escena jamaiquina. Cuatro puñaladas habían sellado su destino, y la policía terminó por acusar a Drummond como el responsable del asesinato. Al parecer, la defensa del abogado P.J. Patterson, quien décadas después sería el sexto primer ministro de Jamaica, no fue suficiente, y la condena terminó nombrando a Drummond como incapacitado mental, y recluyéndolo como paciente del centro psiquiátrico Bellevue. The Skatalites siguieron juntos algunos meses más, pero sin su estrella, su primera separación fue inminente. En Bellevue se consumieron los últimos años de la vida de este prodigioso músico, hasta que el 6 de mayo de 1969 la noticia del “suicidio” de Don Drummond golpeó a Jamaica. El rótulo era engañoso y generaba más dudas que certezas. Algunas versiones dicen que el fallecimiento de trombonista de 37 años se debió a un complot de la mafia de la industria musical- no hallé mayores detalles sobre esto-, otros mencionan una venganza por parte de la familia de Margarita, pero el rumor más convincente se deriva del tratamiento rudimentario que recibía Drummond en el asilo.

Hoy en día, la música de este artista tiene vigencia a nivel mundial, dejando una huella clave en el posterior direccionamiento del folklore de Jamaica. Muchos llegaron a su obra por medio de las nuevas formaciones de The Skatalites, como también por medio de las diferentes bandas que se encargaron de mantener encendida la llama del ska. En Argentina, como es mi caso, seguramente le deben ese placer a las versiones que Dancing Mood suele interpretar desde hace más de 15 años. Entre las cientas de joyas que surgieron de la boquilla de Drummond, vale destacar temas como Occupation, Ringo, Confucious, Man in the street, Silver dollar, Green island, Valley princess, entre muchos otros.

miércoles, 1 de junio de 2016

Studio One Jump Up


Descarga aqui:


Editado el 23 de Febrero del 2015 en Uk por el sello  Soul Jazz Records, Studio One Jump Up es un recopilatorio que esta lleno de profesionalismo en cuanto a sus músicos se refiere, nos evoca a sonidos que se dieron en la isla de Jamaica como el R&B y el Jazz con ese toque pintoresco caribeño, así como también el sincopado Early Ska. Muestra del material más primerizo (finales años 50, primeros 60), compilado por el Sr. S. Baker y masterizado en su presentacion de Doble Lp por Duncan Cowell y Pete Reilly.

Temas:

1. Basil Gabbidon - Mr. Landlord. 
2. Clue J And His Blues Blasters - Milk Lane Hop. 
3. Derrick Morgan - Wigger Wee Shuffle. 
4. Aubrey Adams, Rico Rodriguez - Stew Peas And Cornflakes. 
5. Mello-Cat, The, Count Ossie & His Warikers - Another Moses. 
6. Neville Esson - Wicked And Dreadful. 
7. Clue J And His Blues Blasters - Proof Rum. 
8. Derrick Morgan - Leave Earth. 
9. Lord Creator - Rhythm Of The Blues. 
10. Jivin' Juniors, The - Hip Rub. 
11. Lascelles Perkins - Little Joe. 
12. Don Drummond, Roland Alphonso - Heaven And Earth. 
13. Owen Gray - Walk All Over. 
14. David Brown - Pretty Baby. 
15. Maytals, The - He Will Provide. 
16. Lester Sterling, City Slickers, The - Whale Bone. 
17. Jackie Opel - Sit Down Servant. 
18. Roland Alphonso - Bongo Tango. 
19. Bob Marley & The Wailers - Go Jimmy Go. 
20. Clue J And His Blues Blasters - The Slider.